Archivo de la etiqueta: el sueño de la razón produce monstruos

caricias

ah, el artista moderno, qué ternura. en el retrato de iris clert de rauschemberg (“esto es un retrato de iris clert si lo digo yo”) se siente el aliento ácido de la institución artística —inmensa, omnipresente— cuando se inclina sobre el cuerpo diminuto del artista, lo acaricia con sus innumerables yemas y le susurra al oído: “nadie más que tú, mi querido”. y: “duérmete ya, tesoro; y no olvides tomar la pastillita, o te darán pesadillas”

Anuncios
Etiquetado ,

marta

soñé que marta minujín hacía la primera performance de ciencia-ficción de la historia de la humanidad. por medio de una técnica que en el sueño parecía muy lógica, marta lograba invertir las cosas y dejar el mundo suspendido de su propio sueño, inducido por fármacos. este juego de cajas chinas fue lo primero que me impresionó al despertarme: ¿cómo podía ser que algo estuviera adentro de alguien que antes estaba adentro de ese algo…? digo invertir porque marta parece a veces el resultado de un sueño particularmente agitado del mundo. (pensaría que es sólo el mío pero google me indica que también otros la soñaron, con diversos grados de verosimilitud).

sobre el final del sueño yo intentaba convencer a alguien: “¿te das cuenta? es siempre lo mismo con marta: ¡nunca ha querido otra cosa que acabar con la soberanía nacional!”. esta interpretación fue seguramente lo que me despertó. ¿será que hay en mí un nacionalista dormido?

vuelvo a la cama.

Etiquetado , ,